miércoles, 27 de marzo de 2013

Paseando por León II: De vinos por el Húmedo.


Si os animáis a dejaros caer esta Semana Santa por León hay una cosa que no podéis dejar de hacer: matar unos judíos.  No, no os asustéis, no se trata de comenzar un nuevo holocausto sino simplemente de visitar sus bares y tomarse unas cuantas limonadas, eso sí, siempre con su tapa correspondiente.






El barrio Húmedo está situado en el centro, no muy lejos de la catedral. Entre sus calles más emblemáticas se encuentra Matasiete, las zonas de la plaza de San Martín y la Plaza Mayor y Don Gutierre.





















Caminando por sus calles peatonales nos encontramos decenas de bares que forman, ya, parte de la historia de la ciudad. Sus nombres van inevitablemente unidos a la comida. El Rebote: croqueta, La Bicha: morcilla, El Flechazo: patatas fritas picantes, La Competencia: pizza. Y así uno tras otro, tras otro, tras otro, hasta que a uno ya se le han quitado las ganas de comer o cenar y las callejuelas comienzan a volverse borrosas. Entre ellos se esconden también algunos recién llegados que marcan estilo.

 
Si hacemos el recorrido de día encontraremos, además, a nuestro paso, múltiples tiendas de productos típicos (Embutidos, quesos, pimentón), donde la tradición y la calidad se dan la mano. Si además es miércoles o sábado, al llegar a la plaza mayor podremos verla llena de puestos donde comprar desde las mejores frutas y verduras autóctonas hasta un par de calcetines.
 



Arriba distintos bares del Húmedo (El Flechazo, La Competencia,
La Bicha, El Llar y La bien querida) Sobre estas líneas mercado
de la Plaza Mayor. A la derecha tripería tradicional.



 

Sin duda tapear y pasear por el Húmedo tiene algo especial, tanto de día como de noche. Un ambiente ecléctico y variado que no ha cambiado con el paso de los años y que invita a disfrutar de la vida a cualquier edad. Si aún pensáis que se trata solo de amor de leonesa, os advierto que el propio Viggo Mortensen se ha dejado encandilar por esta sabrosa ruta y no es extraño encontrarlo apoyado en la barra de uno de estos bares, siempre como un paseante más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada